Las prioridades supervisoras establecen las áreas en las que se centrará la atención supervisora en 2020. Estas prioridades se definen a partir de una evaluación de los principales retos que afrontan las entidades de crédito supervisadas en el actual entorno económico, regulatorio y supervisor.

La Supervisión Bancaria del BCE ha identificado fuentes de riesgo para el sector bancario en colaboración con las autoridades nacionales competentes, sobre la base de las contribuciones de los equipos conjuntos de supervisión (ECS), los análisis micro y macroprudenciales del BCE, así como informes de organismos internacionales. Los principales factores de riesgo para el sector bancario identificados son: i) los retos económicos, políticos y para la sostenibilidad de la deuda en la zona del euro, ii) la sostenibilidad de los modelos de negocio, y iii) la ciberdelincuencia y las deficiencias tecnológicas. Otros factores de riesgo significativos son: el riesgo de ejecución asociado a las estrategias de las entidades para los préstamos dudosos (NPL); la relajación de los criterios de concesión de crédito; la corrección de precios en los mercados financieros; las malas prácticas, el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo; el Brexit; las perspectivas mundiales y las incertidumbres geopolíticas; la reacción a la regulación, y los riesgos relacionados con el cambio climático[1].

Para asegurar que las entidades puedan afrontar estos retos clave de manera efectiva, la Supervisión Bancaria del BCE ha revisado sus prioridades supervisoras. Mientras que el saneamiento de los balances fue fundamental en los años siguientes al establecimiento del Mecanismo Único de Supervisión (MUS), la atención supervisora ha pasado gradualmente a centrarse también en la capacidad de resistencia futura de las entidades y en la sostenibilidad de sus modelos de negocio. Así pues, las prioridades supervisoras se han reordenado y se han fijado las siguientes áreas prioritarias:

  • continuación del saneamiento de los balances,
  • fortalecimiento de la capacidad de resistencia futura
  • otras prioridades

Las actividades supervisoras prioritarias se han reagrupado en estas áreas.

1 Continuación del saneamiento de los balances

Seguimiento de la Guía sobre préstamos dudosos

A pesar de los progresos logrados en la reducción del volumen de préstamos dudosos (NPL) en la zona del euro, su nivel agregado sigue siendo elevado actualmente en comparación con los estándares internacionales. Por lo tanto, la Supervisión Bancaria del BCE seguirá trabajando para reducir el volumen de estos préstamos y evitar la acumulación de NPL nuevos en el futuro. Continuará interactuando con las entidades afectadas a fin de realizar un seguimiento de las expectativas supervisoras específicas para cada una dentro de un marco armonizado. El objetivo es seguir avanzando en la reducción de los riesgos heredados y lograr un nivel de cobertura coherente de los volúmenes y flujos de préstamos dudosos a medio plazo.


Seguimiento de los modelos basados en calificaciones internas

Proseguirán los trabajos dirigidos a asegurar la idoneidad de los modelos internos utilizados por las entidades de crédito para calcular sus requerimientos de capital regulatorio. Tras las investigaciones in situ realizadas durante la revisión específica de modelos internos (TRIM), la atención se centrará en corregir las deficiencias detectadas. Además, en el caso de los modelos de riesgo de crédito, será necesaria una actividad de supervisión significativa de las entidades para abordar los requerimientos del programa de revisión del método IRB de la Autoridad Bancaria Europea[2].


Riesgo de la cartera de negociación y valoraciones de activos

Continuarán las misiones in situ en las que se prestará especial atención a diversos aspectos de los riesgos de la cartera de negociación y de mercado. Concretamente, se llevarán a cabo inspecciones en aquellas entidades con exposiciones a instrumentos complejos valorados a valor razonable. Podrían realizarse análisis exhaustivos (deep dives) y análisis específicos con el fin de adaptar el alcance de las misiones in situ a las áreas de riesgo pertinentes.


2 Fortalecimiento de la capacidad de resistencia futura

La Supervisión Bancaria del BCE llevará a cabo diversas actividades supervisoras destinadas a fortalecer la capacidad de resistencia de las entidades de crédito. A continuación se presentan las más destacadas.


Calidad de los criterios de concesión de crédito y de las exposiciones (p. ej. activos inmobiliarios, financiación apalancada)

La Supervisión Bancaria del BCE continuará evaluando la calidad de los criterios de concesión de crédito aplicados por las entidades. Basándose en la exhaustiva información recopilada con el fin de identificar focos de riesgo, la Supervisión Bancaria del BCE efectuará un análisis de seguimiento para entender más a fondo las prácticas y procesos de concesión de préstamos de las entidades. En función de los resultados, podrían estudiarse actuaciones dirigidas a entidades concretas. Asimismo, se examinará la calidad de las exposiciones a determinadas clases de activos mediante inspecciones in situ de áreas específicas, como activos inmobiliarios comerciales y residenciales y financiación apalancada.


Gestión del capital y de la liquidez, ICAAP e ILAAP y mayor integración en el PRES

Los procesos de evaluación de la adecuación del capital interno y de la liquidez interna (ICAAP e ILAAP) son instrumentos fundamentales para la gestión del riesgo de las entidades de crédito. La Supervisión Bancaria del BCE seguirá trabajando para mejorar el ICAAP y el ILAAP de las entidades promoviendo un entendimiento común de las expectativas del BCE al respecto. Además, se llevarán a cabo inspecciones in situ específicas centradas en el ICAAP de las entidades. También continuará el trabajo para reforzar la transparencia relacionada con los factores de riesgo de los requerimientos de capital de Pilar 2.


Sostenibilidad de los modelos de negocio

La rentabilidad de las entidades de crédito de la zona del euro sigue bajo presión debido al entorno económico, los bajos tipos de interés, los problemas heredados y la competencia de entidades bancarias y no bancarias. Además, la digitalización plantea riesgos significativos para las entidades de crédito, al tiempo que les ofrece oportunidades para mejorar la eficiencia y generar nuevo negocio. Por lo tanto, la Supervisión Bancaria del BCE continuará evaluando los modelos de negocio y la rentabilidad de las entidades, también a la luz de la creciente digitalización, complementándolo con análisis horizontales.


Riesgo tecnológico y ciberriesgo

La Supervisión Bancaria del BCE seguirá evaluando los riesgos tecnológicos y los ciberriesgos que afrontan las entidades de crédito mediante la realización de inspecciones in situ y el seguimiento de estos riesgos como parte del proceso de revisión y evaluación supervisora (PRES). Además, las entidades significativas informarán al BCE de cualquier ciberincidente importante en el marco del proceso de comunicación de ciberincidentes del MUS.


Prueba de resistencia a escala de la UE (bienal) y prueba de resistencia del BCE

Las próximas pruebas de resistencia supervisoras de entidades de crédito significativas se llevarán a cabo en 2020. Se organizarán dos ejercicios complementarios: una muestra de grandes entidades significativas participará en la prueba de resistencia a escala de la UE coordinada por la Autoridad Bancaria Europea. En paralelo, el BCE llevará a cabo una prueba de resistencia adicional para el resto de las entidades significativas que no participen en la prueba de la ABE. Los resultados de ambos ejercicios se utilizarán en el PRES. Las pruebas de resistencia también sirven para animar a las entidades de crédito a mejorar sus propias capacidades de realización de pruebas de resistencia y de gestión de riesgos.


Gobernanza

Una conclusión significativa del trabajo de supervisión de 2019 es que es necesario seguir mejorando el marco de gobernanza de las entidades de crédito. Por lo tanto, la gobernanza seguirá siendo objeto de atención supervisora en 2020. Teniendo en cuenta su naturaleza transversal, los supervisores se centrarán en el cumplimiento por parte de las entidades de crédito de las expectativas sobre gobernanza en el contexto de cada una de las actividades mencionadas anteriormente destinadas a fortalecer la capacidad de resistencia futura. Dependiendo de la actividad supervisora de que se trate, los supervisores evaluarán aspectos de la gobernanza desde varias perspectivas, incluido el marco organizativo y de funcionamiento del Consejo, las funciones de control interno, y la agregación y calidad de los datos, complementando así la evaluación continua de la gobernanza que llevan a cabo los ECS en el marco del PRES.


3 Otras prioridades

Seguimiento de los trabajos relativos al Brexit

El Brexit sigue siendo una de las prioridades para la Supervisión Bancaria del BCE. El BCE espera que las entidades de crédito se preparen para todos los resultados posibles y que finalicen la implementación de las medidas de contingencia para un Brexit sin acuerdo. En colaboración con los supervisores nacionales, el BCE continuará vigilando la aplicación de los planes de las entidades para el Brexit y su cumplimiento con las expectativas supervisoras, incluido su avance hacia los modelos operativos que tienen previstos en la zona del euro dentro de los plazos acordados.

Los riesgos enumerados más arriba, así como las prioridades supervisoras, no deben considerarse una lista exhaustiva. Se están llevando a cabo de forma continuada diversas actividades no mencionadas explícitamente en este documento, por ejemplo, en relación con la aplicación de la NIIF 9. Por otra parte, podría ser necesario llevar a cabo distintas actividades supervisoras para cada entidad en función de su perfil de riesgo específico. Con todo, las prioridades supervisoras son un instrumento esencial para coordinar las actuaciones supervisoras en las distintas entidades de crédito de manera armonizada, proporcionada y efectiva, contribuyendo con ello a la igualdad de trato y a la mejora del impacto supervisor.

© Banco Central Europeo, 2019

Apartado de correos 60640 Fráncfort del Meno, Alemania
Teléfono +49 69 1344 0
Sitio web www.bankingsupervision.europa.eu

Todos los derechos reservados. Se permite la reproducción para fines docentes o sin ánimo de lucro, siempre que se cite la fuente.

En el Glosario del MUS (disponible solo en inglés) puede consultarse la terminología específica utilizada.

HTML ISBN 978-92-899-3943-0, ISSN 2599-8439, doi: 10.2866/074143 QB-BZ-19-001-ES-Q


[2]El programa de revisión del método IRB se refiere a la revisión regulatoria del método basado en calificaciones internas (IRB), que se ha traducido en una serie de normas técnicas de regulación y de directrices sobre la metodología de evaluación del método IRB, la definición de default, la estimación de los parámetros de riesgo y el tratamiento de los activos en default, y la mitigación del riesgo de crédito.