El Mecanismo Único de Supervisión

El Mecanismo Único de Supervisión (MUS) es el sistema de supervisión bancaria europea integrado por el BCE y por las autoridades de supervisión nacionales de los países participantes.

Los objetivos principales de la supervisión bancaria europea son:

  • velar por la seguridad y la solidez del sistema bancario europeo
  • potenciar la integración y la estabilidad financieras en Europa
  • asegurar la coherencia de la supervisión

La supervisión bancaria europea es uno de los dos pilares de la unión bancaria en la UE, junto con el Mecanismo Único de Resolución.

La unión bancaria

¿Por qué es necesario el Mecanismo Único de Supervisión?

La reciente crisis financiera ha mostrado la rapidez e intensidad con que pueden propagarse los problemas del sector financiero, especialmente en una unión monetaria, y cómo esos problemas pueden afectar directamente a los ciudadanos de toda Europa.

El objetivo de la supervisión bancaria europea es restablecer la confianza en el sector bancario europeo e incrementar la resistencia de los bancos.

¿Cuál es el papel del BCE?

En cuanto institución de la UE independiente, el BCE se encarga de la supervisión bancaria desde una perspectiva europea, para ello:

  • establece un enfoque común para la supervisión diaria
  • adopta medidas de supervisión armonizadas así como medidas correctoras
  • asegura la aplicación coherente de los reglamentos y normativas en materia de supervisión

El BCE, en colaboración con los supervisores nacionales, es responsable del funcionamiento eficaz y coherente del MUS.

¿En qué consiste la supervisión bancaria?

El BCE es competente para:

  • realizar revisiones supervisoras, inspecciones in situ e investigaciones
  • conceder o revocar licencias bancarias
  • evaluar adquisiciones bancarias y ventas de participaciones cualificadas
  • asegurar el cumplimiento de las normas prudenciales de la UE
  • aumentar los requerimientos de capital para prevenir riesgos financieros

El ciclo de supervisión

¿A quién supervisa?

Entidades supervisadas directamente

El BCE supervisa directamente las 114 entidades de crédito significativas de los países participantes, que representan casi el 82 % del total de los activos bancarios en esos países.

El carácter significativo de las entidades se decide en función de una serie de criterios.

Criterios para determinar el carácter significativo

Los equipos conjuntos de supervisión (ECS) se encargan de la supervisión ordinaria de las entidades de crédito significativas. Cada entidad significativa tiene asignado un ECS, formado por expertos del BCE y de los supervisores nacionales.

Equipos conjuntos de supervisión

Entidades supervisadas indirectamente

Las entidades no consideradas significativas se denominan «menos significativas» y continúan bajo la supervisión de sus autoridades nacionales en estrecha colaboración con el BCE.

El BCE puede decidir en todo momento ejercer la supervisión directa de cualquiera de ellas para asegurar una aplicación coherente de estándares de supervisión elevados.

¿Qué países participan?

Los países de la zona del euro participan automáticamente en la supervisión bancaria europea.

También pueden participar otros países de la UE que aún no han adoptado el euro. Para ello sus supervisores nacionales establecen una «cooperación estrecha» con el BCE. Bulgaria y Croatia se incorporaron a la supervisión bancaria europea estableciendo una cooperación de este tipo en octubre de 2020.

Decisión del BCE sobre los procedimientos que regulan la cooperación estrecha

Cooperación con países no participantes

El BCE y los supervisores nacionales de los países de la UE que no participan en la supervisión bancaria europea pueden establecer en un memorándum de entendimiento sus modalidades de cooperación en materia de supervisión.