Las personas que comunican una infracción actúan en interés común

08/09/2015 (actualizado el 26 de octubre de 2018)

Whistleblowers act in the greater good

El BCE ha asumido el compromiso de llevar a cabo una supervisión exigente pero, al mismo tiempo, justa. Una parte esencial de esta tarea consiste en garantizar que todos los bancos supervisados y las autoridades de supervisión bancaria cumplan plenamente las obligaciones que les impone la legislación de la UE. Sin embargo, estas obligaciones no siempre se cumplen y, en algunos casos, se intenta camuflar una actuación incorrecta. Las personas que notifican posibles malas prácticas al BCE sirven al interés público y actúan en interés común cuando comunican sus sospechas.

Los responsables del cumplimiento normativo, los auditores y otros empleados de las entidades de crédito son los grupos con mayor probabilidad de conocer posibles infracciones. El cálculo inadecuado de los recursos propios y de los requerimientos de capital, así como otras cuestiones relativas a la gobernanza, son algunas de las infracciones que se comunican con más frecuencia.

«La notificación de infracciones es una herramienta eficaz para sacar a la luz posibles prácticas irregulares de los bancos».

(Danièle Nouy, presidenta del Consejo de Supervisión, artículo de opinión)

El BCE solo está facultado para investigar infracciones del derecho de la UE pertinente, es decir, de las disposiciones que regulan la supervisión prudencial de los bancos, como las normas relativas a los requerimientos de capital o a las estructuras de gobernanza. Cuando una infracción se refiere a otros aspectos de la supervisión bancaria, por ejemplo, la protección del consumidor o la aplicación de normas contra el blanqueo de capitales, su seguimiento queda fuera del mandato del BCE. Dichas infracciones deben comunicarse a las autoridades nacionales.

Cómo comunicar una posible infracción

Las infracciones deben comunicarse utilizando el formulario electrónico. El uso de dicho formulario garantiza que la información se presente directamente y sin demora a los responsables de valorar si se ha producido una infracción. El formulario también contiene preguntas relevantes para la valoración que el BCE realiza del contenido de la comunicación.


Formulario electrónico

Protección de las personas que comunican una infracción

Cualquier persona puede comunicar una posible infracción utilizando el formulario electrónico del BCE sin necesidad de revelar su identidad y con la seguridad de que el BCE considerará detenidamente la información comunicada.

Con el fin de proteger a estas personas, el BCE elevó una consulta al Supervisor Europeo de Protección de Datos para asegurarse de que se han adoptado todas las salvaguardas necesarias de acuerdo con las normas de protección de datos de la UE. La protección de las personas que comunican una infracción también está contemplada en el marco jurídico aplicable a las tareas de supervisión del BCE.

¿Cómo se procesa la información?

La información es recibida por un equipo de expertos que determina si entra en el ámbito de competencias del BCE o de un supervisor bancario nacional. Si, tras esta valoración inicial, los expertos concluyen que la información es pertinente, la remitirán al departamento del BCE que corresponda o a un supervisor bancario nacional, que podrá iniciar actuaciones de supervisión, como solicitar información, realizar una inspección in situ, adoptar medidas supervisoras o incoar un procedimiento sancionador.

En virtud de la obligación de secreto profesional vigente, el BCE no podrá comunicar al informador el resultado de sus actuaciones. No obstante, en su Informe Anual sobre las actividades de supervisión, el BCE publica cada año un resumen agregado y anonimizado de las infracciones comunicadas y de las medidas adoptadas.