¿Cómo supervisa el BCE a los bancos que utilizan fintech?

27 de marzo de 2018 (actualizado el 13 de noviembre de 2019)

¿Cómo supervisa el BCE los bancos que utilizan <i>fintech</i>?

Para muchos de nosotros ya es completamente normal pagar un café o transferir dinero con el teléfono móvil. Para ofrecer estos servicios innovadores, los bancos utilizan fintech.

¿Qué significa fintech?

El término fintech, acrónimo de financial technology (tecnología financiera), engloba cualquier tipo de innovación tecnológica empleada para soportar o prestar servicios financieros. Estas innovaciones están generando muchas transformaciones en el sector financiero y dando lugar a nuevos modelos de negocio, aplicaciones, procesos y productos.

Las empresas fintech basan su negocio en la innovación tecnológica y son especialmente activas en áreas como servicios de pago, scoring de crédito y asesoría automatizada en inversiones, usando inteligencia artificial, big data o tecnología blockchain.

¿Cómo utilizan los bancos el fintech?

Algunos bancos nuevos tienen modelos de negocio basados en gran parte en el fintech. Lo que distingue a estos bancos de las entidades tradicionales es el papel central que desempaña la tecnología, el hecho de que con frecuencia solo tienen presencia digital y el uso de medios innovadores para comunicarse e interactuar con sus clientes. Entre las herramientas que utilizan están la aprobación automatizada de préstamos, aplicaciones para dispositivos móviles fáciles de usar, diseños modernos y una fuerte presencia en las redes sociales.

Al mismo tiempo, muchos bancos tradicionales están explorando la forma de incorporar el fintech. En algunos casos, están asociándose a empresas fintech, o incluso comprándolas, para transformar su perfil y ofrecer servicios y productos innovadores.

Con el uso de estas tecnologías, los bancos buscan mejorar la experiencia de sus clientes ofreciendo mejores productos y servicios. El fintech también pueden ayudar a los bancos a mejorar sus procesos internos.

Con tanta tecnología, ¿son seguros los bancos que usan fintech?

Todos los bancos, tanto los tradicionales como los que usan fintech, están expuestos a distintos tipos de riesgo. En principio, las nuevas tecnologías pueden mejorar la eficiencia y la capacidad de resistencia de las infraestructuras de los bancos nuevos y de los más consolidados, ofreciendo productos y servicios diversos a una gama más amplia de clientes, pero también pueden acentuar ciertos riesgos existentes.

Es responsabilidad de los propios bancos, independientemente de cuál sea su modelo de negocio, implantar procesos adecuados para gestionar los riesgos que afrontan, incluidos los relacionados con el fintech. Los supervisores tendrán en cuenta estos riesgos al examinar los bancos.

¿Cuál es el enfoque del BCE para supervisar a los bancos que utilizan fintech?

El BCE y los supervisores nacionales siguen un único principio general: «mismo negocio, mismos riesgos, misma supervisión». Dicho de otro modo, supervisamos a los bancos que utilizan fintech de la misma forma que a los bancos tradicionales. Aplicamos un enfoque neutral con respecto a la tecnología utilizada por los bancos y nos centramos en los riesgos específicos que entraña.

El BCE sigue muy de cerca la innovación tecnológica en el sector financiero y sus posibles implicaciones para la supervisión bancaria. En este contexto, estamos evaluando el impacto del fintech y de la competencia de las entidades no bancarias en los modelos de negocio de los bancos.

¿Cómo obtienen la autorización las entidades que usan fintech?

Las entidades que deseen ofrecer servicios bancarios, independientemente de cuál sea su modelo de negocio, deben solicitar una licencia bancaria. En el ámbito de la supervisión bancaria europea, las licencias bancarias las concede el BCE.

Teniendo en cuenta el creciente número de empresas fintech que solicitan licencias, el BCE publicó en 2018 una Guía para la evaluación de las solicitudes de autorización de entidades de crédito fintech. La guía explica claramente cómo se evalúan las solicitudes de autorización y ayuda a los supervisores a valorar determinados aspectos de los modelos de negocio de las entidades fintech. Esta guía debe interpretarse conjuntamente con las guías generales del BCE para la evaluación de las solicitudes de autorización y de la idoneidad.