Menu

Nuestra respuesta a la pandemia de coronavirus

El BCE ha puesto en marcha una serie de medidas de supervisión bancaria y de política monetaria para mitigar el impacto de la pandemia de coronavirus en la economía de la zona del euro y apoyar a los ciudadanos europeos.


«A diferencia de la crisis financiera de 2008, esta vez los bancos no son el origen del problema. Pero necesitamos asegurar que puedan ser parte de la solución».

Andrea Enria, presidente del Consejo de Supervisión del BCE


Nuestras medidas para respaldar la economía de la zona del euro

Asegurar que las empresas y los hogares tengan acceso al crédito

Asegurar que las empresas y los hogares tengan acceso al crédito

Los bancos desempeñan un papel fundamental como respaldo de una economía sólida, asegurando que los ciudadanos y las empresas tengan acceso a la financiación que necesitan para ahorrar e invertir. Debido al especial lugar que ocupan en la economía, los bancos también deben cumplir normas específicas cuyo objetivo es garantizar que tengan la solidez necesaria para resistir perturbaciones. Una de estas normas les obliga a mantener reservas de fondos adicionales —llamados colchones de capital— para tiempos difíciles.

Un elemento clave de nuestras medidas de apoyo frente a la crisis es animar a los bancos a utilizar ahora sus colchones de capital. De este modo se liberan 120.000 millones de euros que los bancos pueden emplear para absorber pérdidas causadas por la crisis o para financiar nuevos préstamos a hogares y empresas por un importe de hasta 1,8 billones de euros.

Es precisamente en tiempos como estos cuando los bancos deben usar sus reservas, lo que contribuye a asegurar que los hogares y las empresas sigan teniendo acceso a la financiación en estos momentos difíciles.

Reducir los riesgos de los bancos e incrementar su capacidad de financiación

Reducir los riesgos de los bancos e incrementar su capacidad de financiación

Los bancos deben cumplir determinadas normas en relación con los préstamos que conceden. Solo deben conceder préstamos a particulares y empresas que crean que podrán devolverlos.

También exigimos que los bancos vigilen de cerca los préstamos que ya han concedido. Cuando un banco considera improbable que un cliente pueda devolver un préstamo, debe clasificarlo como «dudoso» o «de mala calidad» y reservar un importe para cubrir las pérdidas asociadas. Si ello ocurre, el banco tiene menos fondos disponibles para conceder nuevos préstamos.

Somos conscientes de que, en una situación de crisis, incluso los clientes solventes podrían tener problemas temporales para reembolsar sus préstamos. Para evitar que los bancos sufran escasez de fondos debido a que un mayor número de préstamos concedidos a ese tipo de clientes pasan a clasificarse como «dudosos», hemos dado a los bancos más flexibilidad en la clasificación de los préstamos respaldados por avales públicos.

También hemos sido menos estrictos en relación con la cantidad de dinero que deben reservar para prepararse frente a pérdidas procedentes de préstamos con avales públicos. Con ello se libera capital adicional para préstamos a hogares y empresas.

Ayudar a los bancos a centrarse en su función de ofrecer la financiación indispensable a la economía

Ayudar a los bancos a centrarse en su función de ofrecer la financiación indispensable a la economía

La supervisión contribuye a asegurar el mantenimiento de la estabilidad del sistema financiero, pero también requiere que los bancos cumplan una larga lista de requisitos. En plena crisis, cuando muchos bancos se enfrentan a graves problemas operativos, hemos relajado algunos de los plazos que los bancos supervisados deben cumplir, a fin de que puedan centrarse en su función más importante: conceder préstamos a los hogares y a las empresas.

Para ello, ajustamos los calendarios, los procesos y los plazos de supervisión de acuerdo con la situación de cada banco. Por ejemplo, podemos aplazar las próximas inspecciones programadas en los bancos supervisados y ampliar el plazo de que disponen para subsanar las deficiencias identificadas en inspecciones recientes.

Hemos adoptado un enfoque pragmático en relación con el proceso de revisión y evaluación supervisora (PRES) con el objetivo de asegurar una evaluación eficiente y centrada de las entidades supervisadas directamente por el BCE y reducir la carga en comparación con los ciclos normales del PRES. El interés principal es evaluar la capacidad de las entidades para responder a los retos actuales y a los riesgos y vulnerabilidades más importantes relacionados con la situación derivada del coronavirus.

Animar a los bancos a que hagan su parte

Animar a los bancos a que hagan su parte

La crisis resulta extraordinariamente difícil para los ciudadanos y las empresas de toda la zona del euro. Para animar a los bancos y a sus accionistas a que hagan su parte, hemos pedido a los bancos que no repartan dividendos ni recompren acciones por el momento ―o que, al menos, limiten la distribución de dividendos o bonus―. En su lugar, deberían usar los fondos liberados con la aplicación de las medidas indicadas anteriormente para absorber pérdidas o conceder préstamos a la economía de la zona del euro, lo que les permitirá ser parte de la solución.

Ayudar a la economía a absorber la perturbación comprando activos

Ayudar a la economía a absorber la perturbación comprando activos y concediendo préstamos a largo plazo a los bancos

Para respaldar la economía durante la crisis, el BCE ha adoptado también un paquete de medidas de política monetaria dirigidas a asegurar que los bancos y las empresas dispongan de fondos suficientes.

Por ejemplo, compramos distintos tipos de activos en el marco del programa de compras de emergencia frente a la pandemia (PEPP) por importe de 1.850.000 millones de euros. Compramos, por ejemplo, bonos directamente a los bancos, con lo que disponen de una mayor cantidad de fondos para prestar a hogares y empresas. También compramos bonos a las empresas ofreciéndoles una fuente adicional de crédito. Estos dos tipos de compras contribuyen a estimular el gasto y la inversión, a fin de respaldar el crecimiento de la economía.

También ofrecemos préstamos a largo plazo con condiciones muy favorables a los bancos que siguen financiando a quienes más lo necesita. Aplicamos normas menos estrictas a los activos que los bancos deben ofrecer como garantía o «colateral» para estos préstamos, a fin de asegurar que dispongan de garantías suficientes, lo que, a su vez, contribuye a que sigan concediendo préstamos.


¿Dónde encontrar la información más reciente sobre el coronavirus?

19 July 2021
Elizabeth McCaul: Credit risk: Acting now paves the way for sound resilience later
Blog post by Elizabeth McCaul, Member of the Supervisory Board of the ECB
7 July 2021
The post-pandemic outlook in the banking union
Presentation by Andrea Enria, Chair of the Supervisory Board of the ECB, at an event on NPLs organised by Credit Village
6 July 2021
Andrea Enria: Exchange of views at the Finance and Treasury Committee of the Italian Senate
Introductory statement by Andrea Enria, Chair of the Supervisory Board of the ECB
English
OTHER LANGUAGES (1) +
Select your language
21 June 2021
Elizabeth McCaul: Emerging risks for the European banking sector in the post-pandemic era
Speech by Elizabeth McCaul, Member of the Supervisory Board of the ECB, Salzburg Global Finance Forum, Financial Services in the Post-Pandemic Era: An Opportunity for a Green and Digitally-Enabled Recovery?
18 June 2021
ECB extends leverage ratio relief for banks until March 2022

Ver todas las publicaciones sobre el coronavirus


¿Quieres saber más?

Trabajamos para apoyarte. Si tienes alguna pregunta, escríbenos a info@ecb.europa.eu