¿Por qué supervisar a los bancos comerciales?

30 de abril de 2018

¿Por qué supervisar a los bancos comerciales?

Para salvaguardar un servicio esencial

Los bancos ofrecen servicios financieros que todos utilizamos. Acudimos a ellos para depositar nuestro dinero, obtener financiación y contratar hipotecas. Tanto particulares como hogares, empresas y Gobiernos necesitan a los bancos comerciales, que hacen posible el funcionamiento de los mercados financieros y, con ello, la actividad económica.

Para infundir confianza

El sistema financiero es un engranaje de piezas que se sostienen mediante la confianza. La quiebra de un solo banco puede minar la confianza en el sistema y poner en peligro su integridad. Por ejemplo, un pánico bancario puede extenderse rápidamente de las entidades con problemas a las solventes, y terminar perjudicándolas. Igual que fichas de dominó, la caída de una entidad podría provocar el colapso de muchas más.

Saber que los bancos son supervisados da tranquilidad a los mercados y a los depositantes, con lo que se reduce la probabilidad de pánicos bancarios u otras formas de contagio financiero.

Para proteger a los ahorradores

El ahorrador común no puede evaluar la seguridad y la solidez de los bancos ya que no tiene acceso a la información necesaria y seguramente carece de formación específica para ello. Por consiguiente, los supervisores actúan en interés público comprobando regularmente la cultura de riesgos y el gobierno corporativo de los bancos y concediendo (o revocando) licencias bancarias.