¿Qué es el PRES?

16 de junio de 2016 (actualizado el 13 de noviembre de 2017)

Los supervisores evalúan y miden regularmente los riesgos de cada entidad de crédito. Esta fase fundamental de la actividad de supervisión se denomina proceso de revisión y evaluación supervisora (PRES), y consiste en resumir las conclusiones de la supervisión de un año determinado y poner «deberes» a la entidad.

En concreto, el PRES muestra la situación de cada entidad en relación con los requisitos de capital y la manera en que aborda sus riesgos. En la decisión del PRES, que el supervisor envía a la entidad al final del proceso, se establecen los objetivos principales para abordar las cuestiones detectadas. La entidad deberá «corregirlas» dentro de un plazo concreto.

¿Qué aspectos examinan los supervisores?

Para asegurar la igualdad de condiciones, es indispensable aplicar los mismos criterios a todas las entidades. El PRES proporciona a los supervisores un conjunto armonizado de herramientas para examinar el perfil de riesgo de una entidad desde cuatro ángulos.

¿Cómo comprueban los supervisores si una entidad es solvente?

Modelo de negocio

Modelo de negocio
¿Tiene la entidad una estrategia de negocio sostenible?

Gobierno interno y riesgos

Gobierno interno y riesgos
¿Es la composición de los órganos de administración idónea y se gestionan adecuadamente los riesgos?

Capital Buffer

Capital
¿Dispone la entidad de colchones suficientes para absorber pérdidas?

Liquidez

Liquidez
¿Tiene la entidad capacidad para atender sus necesidades de efectivo a corto plazo?

  1. Modelo de negocio: los supervisores evalúan la sostenibilidad de la estructura de cada entidad, es decir, si desarrolla un amplio abanico de actividades o si se centra solo en algunas líneas de negocio. Una entidad especializada exclusivamente en transporte marítimo, por ejemplo, sería muy vulnerable a una desaceleración del comercio mundial o excesivamente generosa en sus préstamos a armadores, y necesitaría gestionar ese riesgo.
  2. Gobierno interno y gestión de riesgos: los supervisores examinan la estructura organizativa de las entidades realizando un seguimiento de sus órganos de administración y verificando que los riesgos se gestionan adecuadamente.
  3. Riesgos para el capital: los supervisores analizan si una entidad dispone de una red de seguridad suficiente para absorber las pérdidas derivadas, por ejemplo, de ciberataques contra sus sistemas informáticos, de una fuerte caída de los precios del petróleo o de la morosidad de sus prestatarios.
  4. Riesgos de liquidez y financiación: los supervisores comprueban la capacidad de una entidad para atender necesidades de efectivo específicas, por ejemplo, en momentos de incertidumbre económica en los que los depositantes puedan retirar mucho más dinero de lo habitual.

¿Cómo se ejecuta el PRES?

Los equipos conjuntos de supervisión (ECS) aplican el PRES de manera continuada y preparan una decisión del PRES para cada entidad una vez al año. Todas las entidades reciben una carta en la que se establecen las medidas específicas que deben aplicar en el año siguiente.

La decisión del PRES se adapta al perfil individual de cada una de ellas. En general, cada entidad debe cumplir los requisitos legales que determinan el importe mínimo de capital que debe mantener, lo que suele denominarse Pilar 1.

Es aquí cuando el PRES entra en juego. En la decisión del PRES, adaptada a cada entidad de crédito, el supervisor puede requerir que mantenga capital adicional o establecer requisitos cualitativos, que habitualmente se conocen como Pilar 2. Estos últimos también podrían referirse a la estructura de gobierno de la entidad o a su dirección.

Las decisiones del PRES individuales se refieren también a otras actividades de supervisión y contribuyen a un seguimiento exhaustivo y continuo de las entidades de crédito. Asimismo, se tienen en cuenta en la planificación estratégica y operativa y en el próximo ciclo de supervisión y tienen un impacto directo en la frecuencia y el grado de profundidad de las actividades de supervisión realizadas in situ y a distancia para una entidad determinada.

¿Qué significa para las entidades de crédito?

Cada entidad es distinta: algunas se concentran en la banca comercial tradicional, mientras que otras gestionan los activos financieros de otras empresas. Unas están expuestas a un sector específico y otras diversifican sus actividades de manera más amplia en diferentes segmentos.

Si bien se aplica una metodología común para asegurar una supervisión justa y coherente, estas diferencias se reflejan en el alcance, intensidad y frecuencia del proceso de revisión de cada entidad. Dentro de los equipos conjuntos de supervisión, los supervisores del BCE y de las autoridades nacionales tienen en cuenta el posible impacto de una entidad sobre el sistema financiero, su nivel de riesgo y su estatus, es decir, si es una matriz, una filial o una entidad individual.

El supervisor suele requerir que las entidades mantengan más capital como red de seguridad adicional o vendan determinadas carteras de préstamos para reducir su riesgo de crédito. En último extremo, el supervisor podría pedir a una entidad la sustitución de su dirección o que adapte su estrategia de negocio para ser más rentable.

¿Representa el PRES una novedad?

El PRES no es nuevo en sí mismo, puesto que anteriormente lo realizaban los supervisores nacionales. La novedad del PRES en el ámbito del Mecanismo Único de Supervisión es que ahora se aplican una metodología y un calendario comunes a todas las entidades de crédito significativas de la zona del euro.

El concepto del PRES se introdujo por primera vez en 2004 en los acuerdos de Basilea II aprobados por el Comité de Supervisión Bancaria de Basilea. Los estándares actualizados se implantaron en todos los países de la UE en 2006 y desde entonces los han venido aplicando los diferentes supervisores nacionales.

Las entidades de crédito más importantes de la zona del euro, que son supervisadas directamente por el BCE, saben qué esperar: el proceso es cada vez más transparente y las entidades de crédito transfronterizas se benefician particularmente de una mayor armonización de los requisitos.

El BCE envió las primeras decisiones del PRES a principios de 2015. Estas decisiones aún se basaban en enfoques nacionales e incluían los resultados del examen de la salud financiera realizado en 2014, conocido como «evaluación global».

La segunda ronda de decisiones del PRES, ultimadas a finales de 2015, se basaron por primera vez en un enfoque común aplicado en toda la zona del euro. Este fue un paso importante para lograr la igualdad de condiciones en el sector bancario europeo.