¿Qué significa que un banco es inviable o que existe la probabilidad de que lo vaya a ser?

14 de junio de 2017

Existen cuatro razones por las que puede declararse que un banco es inviable o que existe la probabilidad de que lo vaya a ser:

  • que deje de cumplir los requisitos necesarios para conservar la autorización del supervisor
  • que tenga más pasivos que activos
  • que no pueda hacer frente al pago de sus deudas a su vencimiento
  • que necesite ayuda financiera pública extraordinaria

En el momento en que se determine que el banco es inviable o que existe la probabilidad de que lo vaya a ser, debe cumplirse, o ser probable que vaya a cumplirse, una de las citadas condiciones.

¿Por qué es necesario adoptar medidas especiales cuando se declara que un banco es inviable o que existe la probabilidad de que lo vaya a ser?

La quiebra de un banco se considera por lo general un acontecimiento de máxima importancia, debido al papel fundamental que estas entidades desempeñan en la economía. Los bancos ofrecen servicios esenciales a particulares y empresas, por ejemplo, concediendo crédito, aceptando depósitos y procesando pagos. Por tanto, es importante asegurar que estos servicios sigan prestándose en caso de quiebra de un banco.

Por otra parte, el sistema financiero está muy integrado. La reciente crisis financiera ha puesto de manifiesto la rapidez e intensidad con que los problemas del sector financiero pueden propagarse si no se afrontan de manera eficaz.

¿Qué ocurre cuando se declara que un banco es inviable o que existe la probabilidad de que lo vaya a ser?

Una vez que se haya declarado esta situación, la Junta Única de Resolución, que es la autoridad de resolución para las entidades significativas de la zona del euro y para las entidades menos significativas transfronterizas, asume la responsabilidad del banco. La Junta decide si la resolución del banco es de interés público (en caso contrario, se liquida) y qué medidas de resolución deben aplicarse.

Los objetivos principales de la resolución son:

  • preservar la parte sistémicamente importante de la actividad del banco (la parte cuya quiebra podría originar una crisis financiera)
  • proteger a los depositantes
  • asegurar que las funciones críticas sigan operando
  • impedir perturbaciones en el mercado

El BCE, que supervisa directamente unas 120 entidades de crédito significativas de la zona del euro, coopera estrechamente con la Junta Única de Resolución en todas las fases del proceso.

Junta Única de Resolución

Paso 1 – Planificación de la recuperación y la resolución

La planificación es un componente esencial de la resolución eficaz de los bancos declarados inviables o que es probable que vayan a serlo.

Las entidades de crédito están obligadas a presentar todos los años un plan de recuperación, que es evaluado por su supervisor (el BCE en el caso de las entidades significativas). En los planes de recuperación se describen los posibles escenarios que podrían plantearse en caso de que un banco tenga dificultades financieras, y se definen las medidas que podría adoptar para seguir operando, evitando con ello su quiebra. Un banco con dificultades financieras podría, por ejemplo, captar capital, reducir el endeudamiento previsto o vender activos.

Por otra parte, el plan de resolución, es una especie de testamento vital en el que se describe la forma en que un banco iría terminando gradualmente sus operaciones en caso de que se decidiera que ha dejado de ser viable. El objetivo es determinar las funciones críticas de la entidad, identificar y afrontar cualquier impedimento a su resolubilidad y preparar su posible resolución. Corresponde a la autoridad de resolución la elaboración de un plan de resolución para cada entidad sobre la base de la información comunicada por estas y por el supervisor, al que también se consulta en este proceso.

Paso 2 – El banco entra en resolución

Tras la decisión de que un banco es inviable o podría serlo, la Junta Única de Resolución valora si existen medidas alternativas del sector privado que pudieran adoptarse para evitar su quiebra en un período razonable, y si la decisión de proceder a la resolución (en lugar de su liquidación en el marco de un procedimiento de insolvencia ordinario) es de interés público. Dicho de otro modo, la Junta Única de Resolución valora si la quiebra del banco podría, por ejemplo, causar inestabilidad financiera o perturbaciones en el mercado.

Si determina que no hay medidas alternativas viables del sector privado y que la mejor forma de proteger el interés público es la resolución, puede adoptar un plan de resolución.

La Junta Única de Resolución dispone de diversos instrumentos de resolución:

  • pueden venderse partes del banco
  • pueden transferirse partes del banco a una estructura temporal (un «banco puente») para asegurar el mantenimiento de los servicios bancarios a clientes
  • pueden transferirse determinados activos y pasivos a un banco «malo»
  • pueden cancelarse o reducirse los pasivos del banco mediante un procedimiento de recapitalización interna

¿Qué ocurre si tengo un depósito en un banco que ha sido declarado inviable o que podría serlo?

Los sistemas de garantía de depósitos nacionales de los Estados miembros protegen a los depositantes en caso de que su banco quiebre y no puedan disponer de sus depósitos. Los depósitos son reembolsados hasta un importe de 100.000 euros. Todos los bancos están obligados a participar en estos sistemas y a contribuir al fondo.

Consejo Europeo – Sistemas de garantía de depósitos