¿Qué son los colegios de supervisores?

14 de julio de 2016 (actualizado el 12 de diciembre de 2018)

Como la crisis financiera ha demostrado claramente, en un mundo cada vez más globalizado es fundamental que los bancos que operan en más de un país sean supervisados con la mayor eficacia posible. Los colegios de supervisores cumplen una función importante a este respecto al ayudar a mejorar la supervisión de los bancos transfronterizos.

Los colegios de supervisores en síntesis

Un colegio de supervisores es esencialmente una estructura permanente, pero flexible, integrada por los supervisores de los países de «origen» y de «acogida» de un banco internacional. El Comité de Supervisión Bancaria de Basilea utiliza este término de manera muy amplia para referirse a cualquier forma de contacto regular entre supervisores, ya sea por videoconferencia, carta, correo electrónico o a través de sitios web seguros.

Su objetivo básico es ayudar a los miembros del colegio a entender mejor el perfil de riesgo y las vulnerabilidades de los bancos transfronterizos y proporcionarles un marco para abordar cuestiones clave desde una perspectiva supervisora. El intercambio de información y la cooperación permanentes son fundamentales para reforzar la supervisión de esas entidades.

El intercambio de información en la práctica

El grado de interacción entre los miembros de los colegios de supervisores depende del grupo bancario concreto y de los supervisores participantes, aplicándose un enfoque proporcional.

Ejemplos de información que pueden compartir los miembros de los colegios de supervisores:

  • evaluaciones supervisoras del riesgo, resultados principales de las revisiones supervisoras y cualquier otra actuación significativa
  • análisis del impacto del entorno operativo en mercados o países clave sobre el grupo bancario y de los resultados de las pruebas de resistencia
  • planes de preparación para crisis
  • posiciones/planes de capital y liquidez
  • planes estratégicos para el conjunto del grupo bancario y sus filiales
  • información sobre factores exógenos que pueda ser útil para los miembros del colegio, tales como desarrollos regulatorios e información macroprudencial

Los colegios de supervisores en el contexto de la UE

En la Unión Europea, los colegios de supervisores no solo son estructuras para el fomento de una cooperación estrecha y el intercambio de información, también tienen un papel decisorio y adoptan, por ejemplo, decisiones conjuntas sobre el modelo interno, la exposición al riesgo o la base de capital de una entidad.

La Directa de Requisitos de Capital (DRC IV), que forma parte del marco jurídico de supervisión bancaria de la UE, establece que los colegios de supervisores deben garantizar un programa de trabajo alineado y decisiones de supervisión armonizadas. Las plantillas que muestran, entre otras cosas, el alcance y la naturaleza de la presencia transfronteriza de las entidades son un elemento esencial en este proceso. Se complementan con acuerdos escritos de coordinación y cooperación que sirven de base para la cooperación y el intercambio de información efectivos entre los miembros del colegio y, en consecuencia, para las tareas, actividades y toma de decisiones conjuntas.

De conformidad con el nuevo marco establecido en la Directiva de Reestructuración y Resolución Bancaria (DRRB), los colegios de supervisores también deben evaluar los planes de recuperación de las entidades transfronterizas y adoptar una decisión conjunta sobre la evaluación de dichos planes.

Las directrices formuladas por la Autoridad Bancaria Europea y las normativas sobre este asunto adoptadas por la Comisión Europea son instrumentos fundamentales para la aplicación del marco de colegios de supervisores en la UE.

El BCE, que se encarga de la supervisión directa de las entidades de crédito significativas en la zona del euro, puede formar parte de un colegio de supervisores como supervisor de origen (en base consolidada) o de acogida. En el primer caso, actúa como presidente del colegio.