Menu

¿Qué son las provisiones y la cobertura para préstamos dudosos?

21 de diciembre de 2020

¿Qué son las provisiones y la cobertura para préstamos dudosos?

Cuando los bancos conceden préstamos a sus clientes, se exponen al riesgo de crédito, es decir, a la posibilidad de que el prestatario no los devuelva. Se dice que un préstamo ha pasado a ser dudoso cuando el banco considera que es probable que el prestamista no lo devuelva, o si el pago se retrasa más de 90 días.

Los préstamos dudosos generan pérdidas y reducen las ganancias de los bancos, lo que afecta a su solidez. Los bancos con altos niveles de préstamos dudosos no tienen capacidad para prestar dinero a los hogares y a las empresas, lo que perjudica a la economía en su conjunto.

Protección frente a pérdidas: provisiones y cobertura

Todos los bancos deben prepararse para sufrir pérdidas relacionadas con los préstamos que conceden. Para compensar este riesgo de crédito, el banco estima la pérdida que podría sufrir en el futuro a causa del préstamo y registra una provisión por la cantidad correspondiente. Registrar una provisión significa que el banco contabiliza una pérdida vinculada al préstamo antes de que se produzca. Los bancos usan su capital para absorber estas pérdidas, es decir, cuando registran una provisión, reconocen una pérdida y, en consecuencia, reducen su capital en la cantidad que no podrán cobrar del cliente.

Los bancos no tienen que registrar provisiones por el importe íntegro de un préstamo dudoso puesto que aún podrían recibir reembolsos del cliente o conseguir recuperar una parte del préstamo vendiendo los activos o los inmuebles que el cliente les haya dado en garantía. Solo debe cubrirse la pérdida neta esperada. La parte de los préstamos dudosos cubiertos por las provisiones es lo que se denomina cobertura para préstamos dudosos y muestra la medida en la que el banco ha reconocido ya las pérdidas que espera por los préstamos dudosos.

¿Cómo se constituyen las provisiones?

Ejemplo: un banco tiene préstamos dudosos por valor de 100 euros y espera que generen una pérdida neta de 40 euros. Cubre esta pérdida registrando una provisión de 40 euros, de forma que su ratio de cobertura para préstamos dudosos es del 40 %.

Asegurar un nivel de provisiones suficiente: ratio de cobertura mínima

Para asegurar que los bancos cuenten con niveles de provisiones suficientes, el Derecho de la Unión Europea (UE) establece una ratio de cobertura mínima que tienen que mantener. Si un banco no ha registrado provisiones suficientes para cubrir sus préstamos dudosos nuevos, debe corregir el déficit deduciendo de su capital la cantidad que falta, lo que podría resultar problemático si no tiene colchones de capital suficientes además de los requerimientos mínimos para operar con seguridad.

Asegurar una cobertura oportuna: calendario de provisiones

Los bancos no deben retrasar demasiado tiempo la cobertura de los préstamos dudosos. Se han creado muchos instrumentos y mecanismos para asegurar que las provisiones frente a pérdidas de los bancos se hagan por un importe suficiente y en el momento oportuno. Entre ellos está el calendario predefinido de dotación de provisiones prudenciales, que funciona como mecanismo de salvaguardia frente a una cobertura insuficiente de los préstamos dudosos.

¿Cómo funciona? El calendario determina el nivel de cobertura requerido en distintos momentos, a partir de la fecha en la que el préstamo pasa a considerarse dudoso. Cuanto más tiempo haya estado un préstamo clasificado como dudoso, menor es la posibilidad de que vuelva estar en situación normal y más alta debe ser la provisión. Por tanto, la cobertura requerida aumenta gradualmente con el paso del tiempo hasta llegar al 100 %.

El período requerido depende de si el préstamo está garantizado, es decir, de si ha sido asegurado con activos o inmuebles. Si no está garantizado, el banco debe cubrirlo íntegramente en el plazo máximo de tres años. Los préstamos garantizados deben cubrirse íntegramente en un plazo de entre siete y nueve años.

Estos niveles mínimos de provisiones contribuyen a asegurar que los bancos tengan la protección adecuada frente a pérdidas crediticias. No obstante, este mecanismo de salvaguardia se aplica solo a los préstamos que los bancos han clasificado como dudosos. Por tanto, los bancos deben vigilar estrechamente los préstamos que han concedido, identificar con prontitud los que corren el riesgo de convertirse en dudosos y clasificarlos como corresponda.

Información adicional

El requisito de cobertura previsto en el Derecho de la UE («provisiones mínimas de Pilar1») es obligatorio para todos los bancos de la UE y se aplica a los préstamos concedidos a partir del 26 de abril de 2019. Los préstamos concedidos antes de esa fecha están sujetos a expectativas no vinculantes de la Supervisión Bancaria del BCE («Expectativas de Pilar 2»), que siguen una lógica similar. Pueden consultarse más detalles sobre la interacción entre los requisitos obligatorios y las expectativas supervisoras no vinculantes en la comunicación sobre las expectativas supervisoras sobre cobertura para préstamos dudosos.

Comunicación sobre las expectativas supervisoras sobre cobertura para préstamos dudosos