Menu

Consulta pública relativa al proyecto de guía del BCE sobre riesgos relacionados con el clima y medioambientales

Preguntas frecuentes

¿Cuál es el objetivo de la guía?

La guía sobre riesgos relacionados con el clima y medioambientales explica cómo espera el Banco Central Europeo (BCE) que las entidades de crédito realicen la gestión segura y prudente de estos riesgos y los comuniquen con transparencia.

Las normas prudenciales vigentes requieren que las entidades identifiquen, gestionen y comuniquen todos los riesgos materiales a los que están expuestas. El BCE desea que las entidades consideren los riesgos relacionados con el clima y medioambientales, dado que son factores de las categorías de riesgos prudenciales existentes y pueden tener un impacto sustancial en la economía real y en las entidades de crédito. La guía pretende mejorar la concienciación de las entidades respecto a los riesgos relacionados con el clima y medioambientales y mejorar su preparación para afrontar el futuro.

Más concretamente, describe cómo espera el BCE que las entidades tengan en cuenta los riesgos relacionados con el clima y medioambientales en sus marcos de gobernanza y de gestión de riesgos al formular y aplicar su estrategia de negocio. También explica cómo espera el BCE que las entidades aumenten su transparencia y mejoren su comunicación de información sobre los riesgos relacionados con el clima y el medio ambiente.

¿Es esta guía jurídicamente vinculante?

La guía no es jurídicamente vinculante. Es una herramienta en la que se expone cómo entiende el BCE la forma en que las entidades deben gestionar de forma segura y prudente los riesgos relacionados con el clima y medioambientales en el marco prudencial vigente (el Reglamento de requisitos de capital, la Directiva de requisitos de capital y las Directrices de la Autoridad Bancaria Europea (ABE)). Los equipos conjuntos de supervisión tratarán estas expectativas con las entidades en el marco del diálogo supervisor. Se espera que las entidades evalúen si sus prácticas actuales son seguras y prudentes a la luz de las expectativas y, si es necesario, comiencen a adaptarlas. El BCE considerará las prácticas que no se ajusten a las expectativas de manera individualizada.

¿A quién solicitan comentarios y por qué motivo? ¿Cuáles son los próximos pasos?

El BCE solicita comentarios a las entidades y a otros interesados y los tendrá en cuenta cuando finalice las expectativas supervisoras contenidas en su proyecto de guía. Tras tomar en consideración los comentarios recibidos, finalizará y publicará la versión definitiva de la guía. A continuación, el BCE utilizará la guía en el contexto del diálogo supervisor con las entidades significativas.

Como parte del proceso de consulta, el BCE organizará una sesión de diálogo en línea con el sector (Industry Dialogue Webinar) el 17 de junio de 2020, y una audiencia pública el 2 de septiembre. En el diálogo participan supervisores, responsables de las políticas y entidades de crédito para intercambiar puntos de vista sobre la materia. Se invitará a las entidades supervisadas directamente por el BCE a participar en la sesión de diálogo en línea. No obstante, debe destacarse que solo se tendrán en cuenta para la consulta los comentarios formales a la guía recibidos a través de la página web de la consulta pública. En cambio, la finalidad de la audiencia pública es responder preguntas de todos los participantes y está abierta a todos los interesados.

¿Cómo se definen los riesgos relacionados con el clima y medioambientales?

En términos generales, se considera que los riesgos relacionados con el clima y medioambientales comprenden dos factores de riesgo principales:

  • Los riesgos físicos, que hacen referencia al impacto financiero de: i) un clima cambiante, incluidos acontecimientos climáticos extremos más frecuentes y cambios graduales en el clima, y ii) degradación medioambiental, como la contaminación del aire, el agua y la tierra, las tensiones hídricas, la pérdida de biodiversidad y la deforestación. Estos cambios pueden causar directamente, por ejemplo, daños en los bienes o una disminución de la productividad, y pueden provocar también, indirectamente, nuevas incidencias, como la interrupción de las cadenas de suministro.
  • Los riesgos de transición, que hacen referencia a las pérdidas financieras que pueden derivarse directa o indirectamente del proceso de ajuste a una economía más baja en carbono y más sostenible desde el punto de vista económico. Estos riesgos pueden verse desencadenados, por ejemplo, por una adopción relativamente brusca de políticas climáticas y medioambientales, avances tecnológicos o cambios en el clima del mercado y en las preferencias.

Los riesgos físicos y de transición afectan a las actividades económicas, que a su vez repercuten en el sistema financiero. Esta repercusión puede producirse directamente, a través de, por ejemplo, una menor rentabilidad empresarial o la devaluación de activos, o indirectamente, a través de cambios macro-financieros. Los riesgos físicos y de transición pueden desencadenar, a su vez, nuevos perjuicios directa o indirectamente derivados de reclamaciones legales contra la entidad (lo que suele denominarse «riesgo de responsabilidad») y pérdida de reputación por no gestionar adecuadamente los riesgos relacionados con el clima y medioambientales.

En consecuencia, los riesgo físicos y de transición son determinantes y potencialmente factores agravantes de categorías del riesgo prudencial, en particular el riesgo de crédito, el riesgo operativo, el riesgo de mercado y el riesgo de liquidez.

¿Será aplicable la guía solo a las entidades supervisadas directamente por el BCE (entidades significativas) o se aplicará también a las entidades de menor tamaño sujetas a la supervisión de las autoridades nacionales (entidades menos significativas)?

El BCE y las autoridades nacionales competentes (ANC) han elaborado la guía conjuntamente a fin de asegurar la aplicación uniforme de rigurosos estándares de supervisión en toda la zona del euro.

El BCE usará las expectativas expuestas en la guía en su diálogo supervisor con las entidades significativas. Se recomienda a las ANC que en su supervisión de las entidades menos significativas apliquen las expectativas de manera proporcional.

¿Cuándo será aplicable la guía?

La guía será aplicable desde la fecha de publicación de su versión definitiva. El BCE espera que las entidades significativas valoren en qué medida sus prácticas actuales de gestión y de divulgación de información respecto de los riesgos relacionados con el clima y medioambientales son seguras y prudentes a la luz de las expectativas expuestas en la guía. Cuando sea necesario, las entidades deben comenzar a adaptar sus prácticas sin dilación.

No obstante, el BCE reconoce que las entidades podrían necesitar algún tiempo para adaptar sus prácticas. Se espera que las metodologías y herramientas empleadas para gestionar los riesgos relacionados con el clima y medioambientales e informar sobre ellos se consoliden con el tiempo.

¿Se dirige la publicación de la guía a remediar una carencia? Dicho de otra forma, ¿cabe entender que las entidades no llevan a cabo actualmente actividades de gestión y comunicación de los riesgos relacionados con el clima y medioambientales de forma adecuada?

El BCE ha analizado la forma en que las entidades de la zona del euro están tratando estos riesgos. Si bien ha notado que las entidades tienen una concienciación cada vez mayor de la posible importancia de los riesgos relacionados con el clima, el BCE también ha identificado prácticas de gestión e información del riesgo escasas y heterogéneas. Por otra parte, ha determinado que hasta ahora las entidades han abordado predominantemente el tema desde el punto de vista de la responsabilidad social corporativa y que su enfoque varía dependiendo de su tamaño, modelo de negocio, complejidad y ubicación geográfica. La mayoría de las entidades deben desarrollar aún un enfoque integral y prospectivo de gestión del riesgo.

El BCE desea que las entidades consideren los riesgos relacionados con el clima y medioambientales en el ámbito de un enfoque oportuno, prospectivo e integral. Asimismo, espera progresos en su gestión y comunicación del riesgo, y se propone respaldar este proceso aclarando las expectativas supervisoras.

¿Cómo interactúa la guía con las iniciativas de la Red de Bancos Centrales y Supervisores para la Ecologización del Sistema Financiero, de la ABE y de los distintos países sobre finanzas sostenibles? ¿Cómo están alineando estas iniciativas los mensajes que envían a las entidades?

El BCE y las ANC han elaborado la guía conjuntamente a fin de asegurar la aplicación uniforme de rigurosos estándares de supervisión en toda la zona del euro. La guía tiene en cuenta y, en cierta medida, se basa en publicaciones de supervisores y reguladores bancarios, en particular de las ANC, de la ABE y de la Red de Bancos Centrales y Supervisores para la Ecologización del Sistema Financiero (NGFS).

A escala internacional, el BCE participa en los trabajos de la NGFS. En abril de 2019, la NGFS emitió recomendaciones para reforzar el papel de los bancos centrales y los supervisores en la gestión de los riesgos relacionados con el clima y medioambientales y actualmente está elaborando orientaciones prácticas sobre su aplicación. Una de las recomendaciones de la NGFS para los supervisores es el establecimiento de expectativas supervisoras. La guía del BCE es una forma de aplicación de esta recomendación.

A nivel de la Unión Europea, la Supervisión Bancaria del BCE participa en los trabajos de la ABE, que ha recibido varios mandatos para evaluar la forma de incorporar los riesgos medioambientales, sociales y de gobernanza en los tres pilares de la supervisión prudencial. En diciembre de 2019 , la ABE publicó un Plan de acción sobre finanzas sostenibles con mensajes clave de política dirigidos a las entidades y destacando la importancia de la actuación temprana antes de que el marco prudencial se actualice formalmente. La guía del BCE desarrolla estos mensajes clave.

Por otra parte, varias ANC han emitido o están preparando la emisión de directrices sobre los riesgos relacionados con el clima y medioambientales. Se invita a las entidades menos significativas a tener en cuenta estas directrices y otras publicaciones pertinentes de sus ANC.

¿Qué más hace el BCE para afrontar los riesgos relacionados con el clima y medioambientales?

En su sitio web, el BCE describe cómo está abordando el cambio climático en áreas de su competencia como el análisis económico, la supervisión bancaria, la política monetaria, las carteras de inversión y la estabilidad financiera.

El cambio climático ¿que hace el BCE?

De forma más general, el BCE mantiene un diálogo activo sobre los riesgos climáticos y medioambientales con otros supervisores y autoridades de banca central a nivel internacional. El BCE es miembro, además de la NGFS, del Grupo de Expertos sobre Finanzas Sostenibles de la Comisión Europea, que, entre otras cosas, ha elaborado una taxonomía de actividades sostenibles. El BCE también participa activamente en los trabajos que están llevando a cabo la ABE y el Comité de Supervisión Bancaria de Basilea

Como resultado de la guía, ¿tendrán los riesgos relacionados con el clima y medioambientales un papel más destacado en las pruebas de resistencia futuras?

Como se explica en la guía, el BCE espera que las entidades significativas utilicen escenarios (de estrés) para evaluar la significatividad de los riesgos relacionados con el clima y medioambientales para su estrategia de negocio y como base de sus decisiones. Por otra parte, se espera que las entidades expuestas a riesgos relacionados con el clima y medioambientales significativos evalúen la idoneidad de sus pruebas de resistencia internas con vistas a incluirlos en sus escenarios base y adverso.

Además, el BCE está estudiando detenidamente el impacto potencial de los riesgos relacionados con el clima en el sistema financiero de la zona del euro. Actualmente está colaborando con la Junta Europea de Riesgo Sistémico y los bancos centrales de la UE para finalizar una prueba de resistencia piloto sobre el riesgo climático. También se están realizando trabajos preparatorios para una prueba de resistencia macroprudencial del BCE. El marco de la prueba de resistencia tiene el objetivo de determinar cómo se transmiten los riesgos relacionados con el clima a la economía real y al sistema financiero. La prueba de resistencia se basará en información detallada y se centrará en 90 entidades significativas de toda la zona del euro.