Preguntas frecuentes acerca del apéndice a la Guía sobre préstamos dudosos

(revisado el 15 de marzo de 2018)

¿Cuál es el objetivo de este apéndice? ¿Cómo complementa a la Guía sobre préstamos dudosos para entidades de crédito?

El objetivo del BCE es evitar la acumulación de nuevos préstamos dudosos (non-performing loans, NPL) promoviendo la oportuna dotación de provisiones para dichos préstamos en el futuro. El apéndice especifica expectativas supervisoras que servirán de punto de partida para el diálogo de supervisión. El apéndice complementa a la Guía sobre préstamos dudosos publicada por el BCE en marzo de 2017, que se centra en aspectos cualitativos.

¿Entra la publicación de este apéndice dentro de las atribuciones de la Supervisión Bancaria del BCE?

La Supervisión Bancaria del BCE tiene la obligación de abordar las vulnerabilidades principales de las entidades de crédito de una manera coherente que asegure un trato justo y equitativo. Entre otras cosas, el marco prudencial existente requiere que los supervisores evalúen y determinen si las provisiones de las entidades son adecuadas y se han dotado oportunamente desde una perspectiva prudencial. Es importante tener en cuenta que este apéndice no es en sí mismo una medida del Pilar 2 y no trata de imponer obligaciones a las entidades. El apéndice simplemente indica lo que el BCE espera de las entidades cuando evalúan sus exposiciones al riesgo y establece un punto de partida para discutir con cada entidad si sus provisiones para NPL son adecuadas y se han dotado en el momento oportuno.

¿Cuál es su ámbito y cuándo entrará en vigor?

El apéndice se refiere a los NPL de todas las entidades de crédito significativas y no tiene carácter vinculante. Es relevante para los préstamos clasificados como NPL después del 1 de abril de 2018. En concreto, establece la expectativa de que, a partir de esa fecha, los NPL no garantizados nuevos se hayan provisionado por completo dos años después de su clasificación como NPL. Por ejemplo, si un préstamo se clasifica como NPL no garantizado el 1 de mayo de 2018, el supervisor espera que esté plenamente provisionado en mayo de 2020.

En el caso de los NPL garantizados nuevos, se espera que las provisiones hayan alcanzado un nivel determinado tres años después de su clasificación (o antigüedad) como NPL, y que ese nivel aumente progresivamente hasta el séptimo año. En este caso, si un préstamo garantizado se clasifica como NPL el 1 de mayo de 2018, el supervisor espera que se haya cubierto al menos en un 40 % en mayo de 2021, y en su totalidad en mayo de 2025.

Durante el diálogo supervisor, el BCE discutirá con cada entidad cualquier desviación respecto de las expectativas de provisiones prudenciales especificadas en este apéndice.

El resultado de este diálogo se incorporará por primera vez al proceso de revisión y evaluación supervisora (PRES) en 2021.

El apéndice se refiere a los NPL clasificados como tales a partir del 1 de abril de 2018, pero el resultado del diálogo supervisor basado en las expectativas definidas en el apéndice no se tendrá en cuenta hasta el PRES de 2021. ¿Qué ocurrirá mientras tanto?

Las entidades de crédito deben prepararse y aprovechar los próximos dos años para revisar sus políticas y criterios de concesión de créditos a fin de reducir la producción de NPL nuevos, especialmente ahora que la situación económica es benigna. También es importante que la dotación de provisiones sea adecuadamente gradual y comience a partir del momento de la clasificación como NPL.

¿Cuál es la relación de este apéndice con las normas contables y específicamente con la NIIF 9?

Las provisiones contables de una entidad sirven como referencia para el diálogo supervisor en el que se determina si tales provisiones son suficientemente prudentes. En consecuencia, al analizar las circunstancias particulares de una entidad en relación con las expectativas de provisionamiento prudencial, se tendrán en cuenta todas las provisiones contables, incluidos los posibles incrementos de provisiones como resultado de la introducción de la NIIF 9, que ha entrado en vigor en 2018. El posible uso de las disposiciones transitorias de la NIIF 9 por las entidades también se tendrá en cuenta al determinar si los riesgos están adecuadamente cubiertos.

¿Cuál es el impacto previsto de las expectativas de provisiones? ¿Podrían provocar ventas forzosas de NPL?

El apéndice sirve como punto de partida para el diálogo supervisor con las entidades de crédito.

El impacto de las expectativas supervisoras dependerá del resultado de dicho diálogo con las entidades individuales. Asimismo, dado que las expectativas solo se aplican a los NPL nuevos, las consecuencias en términos de coberturas adicionales también dependerán de las futuras entradas a NPL.

En cuanto al posible impacto del apéndice en la actividad del mercado secundario de NPL, las expectativas se refieren a la exposición neta a NPL, es decir, el supervisor no está animando a las entidades a vender sus NPL, sino que espera que estén suficientemente cubiertos. Asimismo, la Guía sobre préstamos dudosos publicada el 20 de marzo de 2017 menciona la venta de NPL como una de las posibles vías para reducir sus elevados niveles. Otras podrían ser la gestión, reestructuración y adjudicación.

¿Por qué este marco de provisiones solo se aplica a los NPL nuevos? ¿Qué otras medidas se están considerando para las carteras de NPL?

La Supervisión Bancaria del BCE, a través de los equipos conjuntos de supervisión, está analizando la credibilidad y ambición de las estrategias aplicadas por las entidades de crédito significativas para reducir sus volúmenes de NPL. Cabe señalar que, entre el primer trimestre de 2016 y el tercer trimestre de 2017, el volumen de NPL de las entidades significativas se redujo de 950 a 759 mm de euros. Los supervisores seguirán vigilando atentamente los progresos en la reducción de NPL de cada entidad.

¿Cómo se han calibrado las expectativas supervisoras cuantitativas formuladas en el apéndice?

La calibración final tuvo en cuenta una serie de elementos, como el juicio supervisor, las buenas prácticas internacionales en materia de provisiones y la rapidez de los procesos de resolución en toda la UE, así como las mejoras logradas en el pasado reciente. La Supervisión Bancaria del BCE considera que el apéndice proporciona un enfoque equilibrado al análisis de si las provisiones de una entidad son adecuadas y se han dotado en el momento oportuno.

¿El apéndice también es aplicable a los activos adjudicados?

El apéndice especifica las expectativas supervisoras en relación con los NPL nuevos, no con los activos adjudicados. No obstante, el BCE sigue con atención la evolución de dichos activos. En aquellos casos en que las entidades estén reduciendo sus NPL simplemente mediante adjudicaciones, sin lograr desprenderse del activo relacionado, dando como resultado una cobertura incompleta de los riesgos, se adoptarán medidas supervisoras. En este sentido, la Guía sobre préstamos dudosos también invita a las entidades a aplicar recortes de valoración razonables a dichos activos.

¿Cómo encaja la iniciativa del BCE con la propuesta de la Comisión Europea de modificar el Reglamento de Requisitos de Capital en lo relativo a la cobertura mínima de las exposiciones dudosas?

El apéndice complementa cualquier futura legislación de la UE basada en la propuesta formulada por la Comisión Europea para reducir los NPL en el marco de las reglas del Pilar 1, es decir, de los requisitos prudenciales obligatorios definidos en el Reglamento de Requisitos de Capital.

De hecho, en línea con la DRC IV, los supervisores deben evaluar y abordar los riesgos específicos de cada entidad que aún no estén cubiertos, o que lo estén solo en una medida insuficiente, por las reglas del Pilar 1.

El BCE considera importante evaluar los riesgos relacionados con los NPL que quedan fuera del Pilar 1 sobre la base de este apéndice. Si después de un análisis caso por caso, los supervisores entendieran que pese a la aplicación del nivel de provisiones mínimas del Pilar 1, los NPL de una entidad específica no están suficientemente cubiertos, podrían utilizar sus facultades supervisoras en el marco del Pilar 2.

¿Por qué la Comisión Europea propone que los NPL garantizados más antiguos se provisionen completamente en un período de ocho años y el BCE propone que ese período sea de siete? ¿Por qué el BCE no diferencia entre «probable impago» y «en situación de mora» como la Comisión?

Los niveles de cobertura mínima exigidos en la futura regla del Pilar 1 proporcionarán una red de seguridad frente a la dotación insuficiente de provisiones en el conjunto de la UE y serán aplicables a todas las entidades.

En cambio, el apéndice establece expectativas supervisoras como punto de partida para un diálogo supervisor en el que se evalúa cualquier riesgo al que una entidad individual está, o pueda estar, expuesta, y que vaya más allá de los riesgos ya cubiertos por los requisitos mínimos del Pilar 1. Por tanto, por su propia naturaleza, los requerimientos mínimos automáticos y las expectativas supervisoras difieren en su calibración.

Las expectativas supervisoras incluidas en el apéndice son genéricas. Las situaciones específicas que puedan dar lugar a diferentes magnitudes de riesgo se tendrán en cuenta durante el diálogo de supervisión. En caso de existir indicadores de «probable impago», las entidades podrán aportar evidencia de pagos regulares por importe equivalente a una parte significativa de la exposición, que puede hacer inapropiada la expectativa de cobertura del 100 % para la cartera o exposición de que se trate.