¿Qué es la revisión específica de los modelos internos?

15 de febrero de 2017 (actualizado el 21 de agosto de 2019)

¿Qué es la revisión específica de los modelos internos? ¿Cuál es su objetivo principal?

Revisión específica de los modelos internos

La revisión específica de los modelos internos (TRIM, por sus siglas en inglés) es un proyecto dirigido a evaluar si los modelos internos que los bancos utilizan actualmente cumplen los requisitos regulatorios y si sus resultados son fiables y comparables. Los bancos pueden utilizar modelos internos para determinar sus requisitos de fondos propios del Pilar 1, es decir, la cantidad mínima de capital que están obligados a mantener de acuerdo con la legislación.

Uno de los principales objetivos del TRIM es reducir las divergencias y la variabilidad no justificada en el uso que hacen los bancos de los modelos internos para calcular sus requisitos de fondos propios.

El TRIM se propone asimismo asegurar la uniformidad de las prácticas de supervisión. En definitiva, la revisión contribuirá a asegurar que los modelos internos se utilicen de forma adecuada y coherente. Por tanto, los objetivos del TRIM se alinean con dos grandes prioridades de la Supervisión Bancaria del BCE: promover la solidez y la capacidad de resistencia del sistema bancario mediante una supervisión proactiva y el uso de buenas prácticas, y asegurar que las prácticas supervisoras se aplican de manera uniforme en el conjunto de la zona del euro.

¿Afecta el TRIM a todas las entidades supervisadas directamente por el BCE?

En el marco de este proyecto, el BCE está examinando modelos del Pilar 1 aprobados para su uso en todos los bancos que supervisa directamente. No obstante, no se están examinando todos los modelos aprobados de todos los bancos y hay otras excepciones como, por ejemplo, bancos en proceso de fusión o que podrían dejar de estar sujetos a la supervisión directa del BCE. En consecuencia, en el ámbito del TRIM se incluyen unas 65 entidades.

El proyecto abarca los riesgos de crédito, de mercado y de contraparte (el riesgo operacional se ha excluido en base a la postura del Comité de Supervisión Bancaria de Basilea contraria al uso de modelos internos para este riesgo).

¿Cuál es el calendario del proyecto? ¿Cuántas investigaciones in situ se llevarán a cabo?

En diciembre de 2015, el BCE decidió llevar a cabo una revisión específica de los modelos internos. Las investigaciones in situ del TRIM comenzaron en 2017, tras un trabajo preparatorio inicial realizado en 2016 dirigido a identificar la metodología y las herramientas aplicables y los modelos que iban a revisarse. En 2018 se realizaron otras investigaciones in situ y continúan en 2019. Se espera que cuando termine el proyecto se hayan llevado a cabo unas 200 investigaciones.

El proyecto consta de dos fases principales:

  • Fase 1: esta fase incluyó una revisión de los modelos utilizados para valorar el riesgo de crédito de carteras minoristas y de pequeñas y medianas empresas, así como el riesgo de mercado y el riesgo de crédito de contraparte; se realizaron investigaciones in situ en 2017 y durante el primer semestre de 2018.
  • Fase 2: esta fase, que aún no ha terminado, se centra principalmente en los modelos utilizados para valorar el riesgo de crédito de las carteras con bajo nivel de incumplimiento (que cubren las exposiciones a medianas y grandes empresas e instituciones, así como financiación especializada); comenzó en el segundo semestre de 2018 y continúa en 2019.

¿Por qué inició el BCE el proyecto TRIM?

Tras la crisis financiera, se ha debatido mucho acerca del uso de los modelos internos para determinar los requisitos de fondos propios, principalmente por dos razones:

  • La complejidad de los modelos internos se ha incrementado desde su introducción en el marco de Basilea II. Esto hace que cada vez sea más difícil para bancos y supervisores determinar si los riesgos se valoran de forma correcta y de acuerdo a criterios uniformes.
  • Diversos estudios comparativos han puesto de manifiesto posibles incoherencias, así como una elevada variabilidad de los requisitos de fondos propios que distintas entidades con carteras similares han calculado usando modelos internos.

En consecuencia, el proyecto TRIM persigue reducir la variabilidad no justificada en el cálculo de los requisitos de fondos propios y confirmar la idoneidad de los modelos internos, mejorando con ello la credibilidad de los modelos internos que emplean los bancos sujetos a la supervisión bancaria europea.

¿Se traducirá este ejercicio en un aumento de los requisitos de fondos propios?

Aunque la finalidad del proyecto es reducir la variabilidad injustificada de los requisitos de fondos propios entre los bancos y no aumentar, en general, estos requisitos, el TRIM podría traducirse en un aumento o una reducción de las necesidades de fondos propios en bancos concretos.

¿Cómo se comunica el BCE con los bancos participantes?

El BCE mantiene un diálogo permanente con los bancos participantes. Les informa periódicamente sobre el estado general del proyecto, sobre los pasos siguientes, etc., mediante conferencias y seminarios específicos, cartas informativas, intercambios bilaterales y la participación del personal del BCE en eventos organizados por el sector.